Home Ellas opinan MALAS MADRES

¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes?

El tiempo en el que vivimos se caracteriza por el exceso de información y los estudios sobre tal o cual asunto que proliferan a diario y llenan páginas de medios de comunicación. La maternidad se ha convertido en campo abonado para ello y se analiza cualquier aspecto sacando conclusiones que a veces no se ajustan a la realidad de la mayoría. Pero están ahí, son leídos por muchas personas y condicionan nuestra manera de pensar en muchas ocasiones.

“Madres en casa, niños más felices”

Que si los hijos de madres trabajadoras son más independientes, que si las hijas de madres que han trabajado fuera de casa tiene más probabilidades de alcanzar puestos de importancia y así un largo etcétera. También nos topamos con entrevistas como la que ha concedido hace poco Carlos González aquí en las que se afirma que los niños que pasan los tres primeros años de su vida con su madre son más felices. Pone el acento únicamente en la madre y lo trata como si fuera una opción cuando la realidad de nuestro país es que no hay medidas que apoyen la conciliación y por tanto vele y piense en el bienestar de los buenoshijos. La conciliación no puede traducirse en jornadas maratonianas para padres e hijos.

Analizando mi experiencia personal, soy hija de una madre que trabajó siempre en casa y no por ello me he visto con menos capacidades para poder llegar alto. Mi madre (mi padre también) nos educó animándonos a formarnos y prepararnos bien para poder hacer lo que quisiéramos, la realidad ya se encargó después de enseñarnos la otra cara de la moneda. Soy madre trabajadora y tengo un buenhijo que no se despega de mí ni un segundo, por tanto muy dependiente, y que va a la guardería desde los 18 meses. ¿Entonces de qué depende la independencia de un niño?

La culpa

De todas estas aseveraciones, disertaciones, estudios e informes que inundan la red, sobresale siempre un sentimiento, el de culpa que recae sobre la madre como no podría ser de otra manera. Mejor darle la patada y tratar en la medida de nuestras posibilidades estar con nuestros buenoshijos y reivindicar el papel del padre y luchar por una corresponsabilidad real. No todas las experiencias son iguales ni la felicidad depende de los mismos factores. Cada familia es distintas y construye su realidad partiendo de las cartas que le tocó jugar.

Para ahondar más en este aspecto, el de la independencia de los niños, hemos contado con nuestra colaboradora y experta en Atención Temprana, Alejandra Melús.

La opinión de la experta, Alejandra Melús

La independencia de nuestros hijos no puede recaer únicamente en el hecho de que las madres seamos o no trabajadoras. La independencia parte del carácter, de la madurez, de las necesidades y las vivencias y no tanto de un único hecho que sólo nos concierne a las madres, sino más bien de un conjunto de circunstancias y aspectos que envuelven y rodean al niño.

Hay varias lecturas para este valor según diferentes psicólogos, pediatras o profesionales de la infancia:
  1. En el primer caso tenemos a aquellos peques que a las 16 semanas de vida deben separarse de sus madres para quedarse a cargo de un cuidador u otro familiar, ya que sus madres vuelven a su puesto de trabajo, lo que supondrá una separación de la figura materna inminente, estén ambos preparados o no para ello. Esto puede hacerles más independientes, ya que a la fuerza deben aceptar e integrar esta situación. O quizás les haga sentirse más dependientes el uno del otro al sentir la falta de tiempo juntos y esto genere cierta angustia.
  2. En el segundo caso tenemos a los hijos de madres no trabajadoras fuera de casa, que en principio podrán pasar todo el tiempo que necesiten con sus madres y esto les dará la seguridad y la tranquilidad de ir independizándose según se sientan preparados para ello, y les dará estabilidad, confianza y mayor autoestima, teoría que también está muy extendida, donde se explica que aquellos niños que pasan menor tiempo con sus padres, buscan mayor aprobación, se muestran más inseguros, retraídos y carentes de autoestima. Aunque también puede suceder que este tiempo en el que están juntos no sea en exclusiva, ya que las madres puede que tengan que llevar a cabo tareas del hogar, y otras actividades que hagan que el tiempo juntos no sea de “calidad”.

¿Se puede generalizar en un aspecto tan amplio como la independencia de un niño?

Desde mi punto de vista, cada caso es único y particular y sobre la independencia de un niño influyen muchos aspectos que no se pueden generalizar, ya que cada familia debe valorar y llevar a cabo la rutina y las decisiones que crean, quieran y puedan tomar.
Creo que el sentimiento de culpa ya está muy presente en la maternidad, como para echarnos a la espalda una culpa más.
Los niños necesitan afecto, cariño y ser alentados a volar cuando se vean preparados para ello.
Habrá peques que necesiten compañía, apoyo y ayuda durante más tiempo para sentirse independientes, y nuestro papel es el de permanecer todo el tiempo que nos necesiten hasta que quieran volar en cada una de sus parcelas de la vida. Respetar el ritmo de cada uno, su madurez y su desarrollo es esencial para no generar estrés, inseguridad y miedo en los niños.
Y sobre todo, debemos tener siempre en cuenta nuestra realidad, nuestras posibilidades y la vida que tenemos, ya que lo que vale para nosotros no tiene por qué valer para nadie más.
¿Y vosotras Malasmadres qué opináis? Queremos conocer vuestras experiencias y opiniones.

La entrada ¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes? aparece primero en Club de MALASMADRES.

Fuente: Club Malas Madres
¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes?

Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + diecinueve =